Skip Navigation

Cómo hacer accesible una vivienda

Los últimos años se ha ido observando un aumento de la conciencia entorno a la accesibilidad de los hogares españoles. Ciertamente, cuántos edificios existen que no tienen ascensor o que cuentan con escaleras para acceder simplemente a la entrada. Barreras arquitectónicas que lo ponen muy complicado a personas en silla de ruedas o con muletas (aunque sea una situación temporal, cuando te toca vivirla te das cuenta de lo complicado que resulta desenvolverte con normalidad y de manera ágil).

De hecho, este asunto llegó al ámbito de legal con el Real Decreto Legistativo 1/2013 , el cual estipuló que los espacios comunes de las viviendas debían estar adaptados a personas con movilidad reducida antes del 4 de diciembre de 2017. Por consiguiente, las viviendas de nueva construcción también deben de estarlo.

Las escaleras son una de las principales limitaciones

barreras arquitectonicas en las casas

1. ¿Qué es la accesibilidad en el hogar?

1. ¿Qué es la accesibilidad en el hogar?

Cada vez se usa más el concepto ‘accesibilidad’ y es que, a medida que evolucionamos, nos damos cuenta de que lo importante es que todo esté al alcance del mayor número de personas, pues todos tenemos derecho a una vida digna, a calidad de vida.

La accesibilidad en el hogar no es otra cosa que poner las cosas más fáciles a las personas con movilidad reducida. Por ejemplo, que una persona que vaya en silla de ruedas sea capaz de ser autónoma para vestirse —teniendo la ropa del armario al alcance—o cuando quiera cocinar una tortilla de patatas —teniendo la vitro a una altura más baja—.

Dicho esto, hacer un hogar más accesible o 100% accesible se consigue analizando las necesidades que podría tener una persona con movilidad reducida. El objetivo último es proporcionarle autonomía, pero también la máxima seguridad en su día a día.

2. ¿Qué se debe tener en cuenta?

2. ¿Qué se debe tener en cuenta?

Cada una de las estancias tiene sus propios requerimientos. A continuación, se exponen los principales puntos a tener en cuenta en los espacios principales de cualquier hogar.

Aspectos generales

  • Las puertas de acceso a la vivienda y a las diferentes habitaciones debe ser de 80 cm de ancho. Los mecanismos de apertura y cierre deben estar entre los 80 y 120 cm.
  • Los pasillos deben tener un ancho de 110 cm como mínimo.
  • Los puntos de giro deben permitir realizar un círculo de 150 cm de diámetro.
  • Los suelos deben ser antideslizantes y no contemplar irregularidades.
  • El mobiliario debe estar adaptado a la altura de una silla de ruedas. Esto es, el rango de altura al que tiene acceso una persona sentada está entre los 0,4 y 140 cm (los enchufes también deberán colocarse teniendo en cuenta esto). Por ejemplo, ni la encimera de la cocina ni la pila del lavabo deberían superar los 85 cm.

Cocina accesible

Lo más habitual es que los muebles de la cocina estén hechos a medida. Esto facilita la adaptación de este entorno a personas con movilidad reducida.

La encimera y muebles subyacentes deberán estar a una altura cómoda para alguien que vive sobre una silla de ruedas. También la zona de cocinado, la pila, el microondas… Básicamente, todo. Pero no solo hay que tener en cuenta la altura, pues debe dejarse un espacio para que quepa una silla de ruedas bajo las zonas de trabajo. Actualmente, existen diseños que apuestan por cocinas accesibles que están, sin lugar a dudas, muy bien resueltos.

Domitorio accesible

El elemento más importante de un dormitorio es la cama, la cual debería ser articulable y tener cerca una mesita de noche posiblemente más elevada de lo habitual. También se recomienda colocar persianas que puedan controlarse por control remoto y un sistema basculante que permita descender la barra de la que cuelga la ropa para que sea posible acceder al interior del armario. Por lo demás, habría que evitar colocar alfombras y elementos que estorben.

Pasillo accesible

Lo principal sería colocar una barra de sujeción a lo largo de él con tal de que proporcione agarre mientras se camina. Este elemento también permite hacer una pausa cuando se necesite, lo cual puede no resultar descabellado en pasillos especialmente largos.

Baño accesible

Este es uno de los espacios más delicados, pues el agua y el vapor pueden hacer de él un lugar especialmente peligroso. Para evitar riesgos innecesarios, se deberán colocar barras de sujeción junto el inodoro y dentro de la ducha. Esta estará a ras de suelo, para que acceder a ella sea lo más sencillo posible. El uso de bañeras está desaconsejado. De considerarse necesario, se podrá añadir un asiento dentro de la ducha. Por supuesto, habrá que tener en cuenta las alturas de los diferentes elementos y se deberán usar materiales antideslizantes.

Escaleras accesibles

Muchas personas deciden trasladar su dormitorio a la planta que está a nivel de calle porque las escaleras les impiden moverse por su hogar con normalidad. Para evitar esto, la solución es el uso de ascensores domésticos o sillas eléctricas para subir escaleras. De esta forma se podrá seguir utilizando todos los espacios de la vivienda, sin necesidad de renunciar a la seguridad y a la comodidad.

3. Hacer accesible una vivienda y la movilidad

3. Hacer accesible una vivienda y la movilidad

Hemos visto lo importante que es para la movilidad que una vivienda sea accesible. Y es que, ¿quién no querría poder moverse libremente por su casa? Tan solo es necesario tener en cuenta a personas con ciertas dificultades a la hora de pensar un espacio. En este sentido, hay aspectos que deben tenerse en cuenta al inicio del proyecto arquitectónico—como los anchos de las puertas—, pero otros elementos pueden añadirse a medida que surge la necesidad. Es el caso, por ejemplo, de las barras de sujeción y de las sillas salvaescaleras.

Subir