• Home
  • Sentirse util tras la jubilacion

Sentirse útil tras la jubilación

Cuando se terminan los largos años de vida laboral, algunas personas los abandonan con lágrimas en los ojos. Aquellas personas que todavía se sienten activas y ágiles siguen queriendo entrenar sus neuronas y relacionarse con los demás y quizá se sienten algo asustadas ante el riesgo de aburrimiento y aislamiento. Por suerte, aumentan las oportunidades para los jubilados que desean sentirse útil tras la jubilación

El valor de la experiencia

Los jubilados que desean poner a disposición de los demás su experiencia profesional y su sabiduría vital también pueden desempeñar un valioso papel en la vida de otras personas. Y quizás algunos lo experimenten como un tiempo especialmente satisfactorio... Más allá de las estructuras establecidas para actividades profesionales, los jubilados llenos de energía pueden tratar de realizar actividades que casen con sus intereses e inclinaciones, si desean comprometerse con otras personas.

Ahora merece la pena hacer balance: ¿Qué se me da especialmente bien? ¿Qué es lo que siempre he querido hacer, pero nunca he tenido tiempo para ello? ¿Dónde aprovechan otras personas mis capacidades? Desde contarles cuentos a los niños hasta asesoramiento para personas en crisis: hace falta ayuda en muchos sitios diferentes. Los jubilados pueden contribuir con su ayuda tanto para apoyar a jóvenes familias estresadas como en iniciativas vecinales y proyectos de desarrollo de asistencia.

Ventajas de sentirse útil

Las ventajas que obtienen las personas mayores siendo útiles son múltiples:

  • Sirve para relacionarse con otras personas, comunicarse con ellas y recibir reconocimiento.
  • Aquellas personas que se relacionan con otros más jóvenes que ellas mismas se mantienen jóvenes a su vez durante más tiempo.
  • Sentirse útil es algo muy importante.
  • Experimentar nuevas experiencias también es posible durante la tercera edad.
  • La cabeza se mantiene en forma y se conserva la alegría de vivir.
  • A veces, es incluso posible obtener una compensación económica.

Posibilidades de convertirse en una valiosa ayuda

Quienes mantienen una actitud abierta, encuentran muchas opciones de ser útiles durante su jubilación. Desde pequeños servicios de reparación hasta cursos de idiomas, desde actividades en asociaciones hasta trabajo cultural... Así pueden encontrar ocupación las personas que disponen de tiempo:

  • En ocasiones, se encuentran aplicaciones prácticas incluso en nuestro entorno más cercano. Quizás en su casa viva una madre soltera a la que le gustaría tomarse un respiro o puede hacerle un favor al estudiante extranjero de la casa de al lado dándole clase de lengua.
  • Los que sepan qué servicio quieren ofrecer pueden colgar carteles, poner un anuncio breve gratuito o examinar los anuncios y carteles de otras personas.
  • Las iniciativas organizadas por asociaciones y por los barrios casi siempre están a la búsqueda de voluntarios que se entreguen en cuerpo y alma a la causa.
  • Hay quien descubre facetas totalmente nuevas o algunas latentes y olvidadas hacía tiempo al promover la cultura de su zona.
  • Hay asociaciones de voluntarios por todo el país. Proporcionan voluntarios en los más variados campos de actividad de utilidad pública. Las ventajas adicionales son que gracias a ellas se ayuda a profesionales, se puede poner en práctica la experiencia profesional e intercambiar sus experiencias con las de otras personas activas.
  • Quienes durante mucho tiempo han desarrollado trabajos cualificados pueden encontrar ocupación en campos específicos de su actividad. De este modo, hay médicos profesionales retirados que asisten gratuitamente a personas sin techo, administrativos jubilados que aconsejan a las personas que acaban de abrir un negocio y aficionados a la tecnología desde hace mucho tiempo que durante su jubilación activa ofrecen consejos de sus conocimientos
.

Si está barajando el plan de dedicarse a una actividad comprometida durante los próximos años, debe tener en cuenta ciertas cosas.

  • No se exceda. Usted es quien decide qué y cuánto quiere hacer. ¡Y se ha ganado poder mantener el equilibrio entre la actividad y el descanso!
  • Siga siendo profesional: ¡cuando algo vaya mal, busque actividades en otro lugar en un campo más afín!
  • Manténgase relajado: tiene usted mucho que dar, pero quizá también hay cosas que puede aprender. Para desempeñar actividades interesantes y exigentes, agradezca la posibilidad de asistir a escuelas y talleres.
  • Para ocupaciones que se desarrollen en el extranjero, preocúpese por tramitar tanto seguros como otras necesidades adecuadas para la tercera edad. ¡Trate de contratar organizaciones serias!

¿Quiere hablar con los expertos? Déjenos sus datos