• Home
  • salvaescaleras portatil

¿Salvaescaleras fijo o portátil?

Los salvaescaleras portátiles se caracterizan por acoplarse a las sillas de ruedas para subir o bajar escalones, que a diferencia de los convencionales, que están sujetos al suelo, se pueden trasladar a otros lugares para su utilización.

Pero este elemento, que está destinado a personas con discapacidad o reducida movilidad, en definitiva, que tienen que utilizan sillas de ruedas, entraña una serie de riesgos tanto para éstas como para los acompañantes, Al tratarse de un elemento que tiene que ser sujetado para subir y, en algunos casos, impulsado con la fuerza manual, existe la posibilidad de caída de ambos (quien lo maneja y la persona que está siendo subida o bajada) al realizar una maniobra. Hay que tener en cuenta que es un complemento de la silla que hay que acoplar en la mayoría de los modelos y que debe ser realizado por un tercero y, aunque es sencillo, en la mayoría de las ocasiones hay que saber hacerlo. Además, resta independencia a la persona que tiene que usarlo, porque siempre dependerá de otra.

A esto hay que añadirle que su peso suele ser muy elevado, por lo que su transporte puede conllevar cierta dificultad, así como su almacenamiento puesto que sus dimensiones no son pequeñas y no cabe en cualquier parte. En cuanto a su mantenimiento, debe ser minucioso, debido a los rozamientos continuos con los peldaños en su utilización, cosa que no ocurre en las sillas salvaescaleras convencionales.

Su coste, en algunos modelos, es superior a los salvaescaleras fijos y su vida útil inferior, sobre todo en los que utilizan baterías recargables.

Hay que analizar bien las opciones de las soluciones de accesibilidad, así como las características y requerimientos personales, antes de adquirir un salvaescaleras siempre. En especial, nuestra recomendación por seguridad es utilizar siempre un elemento fijo que nos permitirá ganar en independencia y seguridad

Aquí podrá consultar otros artículos relacionados con la salud y la movilidad