• Home
  • Rampa o Salvaescaleras

¿Debería colocar una rampa o un salvaescaleras?

Nuestras viviendas tienen que cumplir unas condiciones de accesibilidad, comodidad y seguridad para que podamos seguir disfrutando de nuestra casa y nuestro entorno plenamente. Y el acceso a nuestro hogar es fundamental. En general, en las viviendas unifamiliares se deben evitar los escalones innecesarios. Para solventar esta barrera arquitectónica, ¿qué instalo una rampa o un salvaescaleras ?

Normalmente, cuando hay que acceder mediante uno o dos escalones, las rampas para personas en sillas de ruedas o con problemas para subir y bajar escaleras, es una de las opciones más utilizadas. Pero su instalación debe cumplir con una normativa, pues en lugar de ser un punto de accesibilidad, en ocasiones puede convertirse en una barrera arquitectónica que dificulte, aun más si cabe, el acceso a nuestra casa, e incluso ser peligrosa para su utilización. Y es que todavía es muy frecuente encontrar rampas con una pendiente excesiva o con un ancho insuficiente o una zona de acceso a la rampa inadecuada, que dificulte para maniobrar y utilizarla.

Así, una rampa debe tener un ancho mínimo de 1,2 m. para la silla de ruedas. Y en cuanto a la pendiente de la rampa, hay que saber que aproximadamente por cada escalón se necesitan dos metros de rampa. Además, el suelo será antideslizante y debe precisar de un doble pasamanos con unas medidas de altura determinadas y un zócalo, bordillo o elemento con una altura mínima de 10 cm., que eviten la salida de las ruedas de la silla. Y contar con un espacio similar a una circunferencia de 1,5 m. de diámetro, para que la silla de ruedas pueda maniobrar. Además, una rampa en principio sólo es viable en el acceso a una vivienda unifamiliar o en el interior de la misma si se van a salvar 2-3 escalones. En caso de que sean más (como comunciar dos plantas), una rampa no es una opción, por tanto.

Tenemos que considerar también el espacio que la rampa ocupa, pues nos puede obligar a eliminar totalmente la escalera y, al mismo tiempo, dejarnos inutilizable una parte importante del acceso o el interior de la vivienda.

Una opción mucho más sencilla es la instalación de un salvaescaleras, ya que no requiere de obras o reformas en la escalera, pues se instala sobre ella mediante un sistema de raíl fijo que siguen el recorrido y forma de la escalera. Además, tras su utilización, la silla se pliega de forma que deja libre el acceso.

Aquí podrá consultar otros artículos relacionados con la salud y la movilidad