Salvaescaleras Palencia

Si necesita una silla salvaescaleras en Palencia , thyssenkrupp Home Solutions es la empresa idónea, ya que somos los especialistas en soluciones de accesibilidad, pudiendo instalar la silla prácticamente en cualquier tipo de escalera: curvas o rectas, estrechas o empinadas, en el interior o el exterior. Nuestro compromiso con el cliente lo garantizamos debido a que disponemos de personal en la zona, para atender a todas aquellos palentinos que quieran recuperar su calidad de vida.

Soluciones de accesibilidad para todo tipo de escaleras

Y por supuesto, sin salir de su zona, ya que tenemos presencia en toda la provincia, que atestiguan las numerosas instalaciones de sillas salvaescaleras realizadas muy cerca de usted, en municipios como Aguilar de Campoo, Herrera de Pisuerga, Osorno, Palencia, Dueñas, Alar del Rey, Venta de Baños...

Fácil, cómoda y segura, la silla salvaescaleras le permite volver a disfrutar plenamente de su casa, junto a sus seres queridos, donde están sus recuerdos, donde ha disfrutado de muchos momentos felicides. Además, ahorrar energías en el interior y ganar en seguridad evitando caidas y golpes, le permitirá disfrutar aún más de todas las maravillas que le ofrece su entorno, tanto a nivel histórico y cultural, como natural.

La silla salvaescaleras Flow II está dotada de la tecnología más avanzada y el raíl se fabrica a medida con acero de la máxima calidad y en el que se puede elegir el color del mismo y de la tapicería, para que combinen con la decoración de su casa. La instalación es sin obras y en un solo día, para que vuelva a recuperar su independencia de subir o bajar.

Si está interesado en obtener más información sobre los salvaescaleras en Palencia, llame al 900 37 47 57 y pida presupuesto gratuito y sin compromiso. Estaremos encantados de ayudarle a disfrutar de su hogar y tener mayor calidad de vida.

Opiniones de algunos de nuestros clientes de sillas salvescaleras en Palencia:

Emilia. Palencia:

"Son muy majos y profesionales. Me gustó como me trataron desde el principio. No terminaba de estar convencida de poner la silla. Fue mi marido el que insistió. Ahora no la cambio por nada. Me ha cambiado la vida."

María. Herrera de Pisuerga:

"Ya no puedo vivir sin ella. Antes de ponerla pensaba que aún podía subir y bajar bien las escaleras. Ya no se lo que es que me duelan las rodillas al subirlas y sobre todo al bajarlas."

Alfonso. Palencia:

"No eran los más baratos, pero la calidad alemana y su profesionalidad me convencieron. Ahora sé que merece la pena. Mi silla tiene 5 años y no he tenido jamás problemas."