Skip Navigation

Párkinson

Unos 4 millones de hombres y mujeres en todo el mundo padecen Párkinson. De hecho, es la segunda enfermedad neurodegenerativa más común después del Alzheimer. Aunque se relaciona comúnmente con la gente más mayor, no solo afecta a este sector de la población. El 70% son mayores de 65 años, el 15% tiene entre 45 y 65, y el 15% restante es menor de 45 años.

En thyssenkrupp Home Solutions conocemos muy bien esta enfermedad y cómo afecta a la movilidad, puesto que participamos en la elaboración del Libro Blanco del Párkinson en España.

Haz clic sobre cada una de los apartados para leer el contenido completo

1. ¿Qué es el Párkinson?

¿Qué es el Párkinson?

Es una enfermedad neurodegenerativa que afecta al sistema nervioso centraly que se caracteriza por la incapacidad de producción de dopamina. Estasustancia química del cerebroeslaresponsable de que el cuerpo realice correctamente los movimientos y de regular el estado de ánimo.Laevolucióndel Párkinsonpuede ser lenta o rápida, dependiendo de cada caso.

Etapas de la enfermedad

  • Al principio,los síntomas son leves y afectan a una mitad del cuerpo
  • Después, los síntomas afectan a ambas partes del cuerpo
  • Más adelante, se aprecian síntomas notables con inestabilidad postural
  • Cuando la enfermedad está ya muy avanzada, el enfermo presenta incapacidad y necesita ayuda casi todo el tiempo
  • En la última etapa, el enfermo pasa el tiempo sentado o en la cama y necesita siempre ayuda

Diagnóstico

En España, se suele tardar entre uno y tres años de media en diagnosticar la enfermedad, pues no es tarea fácil al poder confundirse con otras patologías. El diagnóstico se hace tras evaluar la sintomatología al no existir ningún marcador químico. En este sentido, es importante que los familiares del posible paciente le observen en su día a día. Además, se suele realizar un TAC para confirmar las sospechas.

cuidador parkinson thyssenkrupp

2. Síntomas de Párkinson

2. Síntomas de Párkinson

El Párkinson presenta síntomas motores y no motores, pese a que al inicio estos son leves (lo que dificulta su diagnóstico). Se suelen tener dolores articulares que se asocian a un problema reumatológico, cansancio que se relaciona con estrés, etc.

  • Síntomas motores más frecuentes:
    • Temblores: suelen comenzar en una mano, aunque también pueden darse en un pie o en la mandíbula. Son más notables en reposo y en situaciones de tensión, pero suelen desaparecer mientras se está dormido.
    • Rigidez muscular: se da cuando sobre el músculo que se necesita mover se produce la resistencia del opuesto.
    • Inestabilidad: la parte superior del tronco tiende a inclinarse hacia delante para compensar esa sensación de inestabilidad, lo que en realidad favorece las caídas. La forma de andar empeora.
    • Lentitud de movimientos voluntarios y automáticos: se produce de manera impredecible cuando el enfermo intenta realizar una tarea habitual de manera rápida.
  • Otros síntomas motores:cara inexpresiva, escritura lenta y pequeña, caminar arrastrando los pies, alteración de los reflejos, caídas...
  • Síntomas no motores:depresión, peor olfato, estreñimiento, trastornos del sueño...

La depresión es el trastorno psicológico que más padecen los enfermos de Párkinson (el 80% llegará a padecerla). Esto es así por la propia enfermedad que altera los neurotransmisores, pero también por lo que supone aceptar que sea crónica. Incluso los medicamentos para tratarla pueden ayudar a que se padezca depresión.

También se pueden sufrirotros problemas diversos como:

  • Fatiga, cansancio crónicoDolores musculares y/o articulares
  • Incontinencia
  • Falta de deseo sexual, impotencia
  • Sudoración
  • Trastornos respiratorios
  • Sequedad de ojos, picor, visión doble

El Párkinson no afecta al juicio ni a la memoria, como ocurriría en el caso del Alzheimer, pues la enfermedad afecta a otras áreas del cerebro.

Consulta aquí estos 10 signos de alerta temprana

sintomas Párkinson thyssenkrupp

3. Tratamiento para el Párkinson

3. Tratamiento para el Párkinson

Existen diversos medicamentos, cirugías y terapias que se pueden aplicar para mejorar la situación del enfermo y reducir la velocidad de progresión de la enfermedad.

En primer lugar, están los medicamentos antiparkinsonianos que proporcionan dopamina al cerebro. En segundo lugar, están los sintomáticos para aliviar las molestias derivadas de la enfermedad. Por otro lado, las intervenciones quirúrgicas que alivian los síntomas y, por último, se recomienda acudir al logopeda, al fisioterapeuta, etc. para mantener las funciones más activas, logrando un mayor grado de autocontrol.

La levodopa es el fármaco más potente para tratar esta enfermedad, pues es el más eficaz contra la rigidez muscular y la lentitud en los movimientos. En las primeras etapas, cuando los síntomas son leves, se suelen recetar anticolinérgicos.

Recomendaciones para el día a día

A día de hoy, no se ha probado que haya alimentos que ayuden a aquellos quienes padecen Párkinson. No obstante, hay algunos que pueden aliviar variossíntomas. Por ejemplo, comer alimentos con alto contenido en fibra y beber la cantidad recomendada de agua al día, ayudará a prevenir el estreñimiento.

Sin duda, incorporar el ejercicio a la rutina es también una buena idea, pues aumentará la fuerza, el equilibrioy la flexibilidad. Además, mantenerse activo aporta bienestar y puede reducir la ansiedad o la depresión. Así pues, a parte de acudir al fisioterapeuta —de ser ese el caso—, es importante dedicar un momento del día a caminar, nadar, bailar, etc. Incluso, el cuidado de un huerto o un jardín puede resultar beneficioso.

Cuando se tienen problemas de equilibrio, como sucede con los enfermos de Párkinson, se tiende a inclinar el cuerpo hacia delante y a no quitar la vista del suelo. Aquí lo recomendable es intentar controlar la postura para que sea lo más erguida posible y mirar al frente al caminar. En esta línea y con tal de evitar caídas, es mejor evitar cargar con peso mientras se camina y evitar caminar hacia atrás.

Terapias alternativas

Contra el dolor, la fatiga e, incluso, la depresión, se recomiendan también terapias alternativas como son los masajes, las sesiones de Tai chi o el yoga. El Tai chi se basa en la realización de movimientos lentos y fluidos que mejoran la flexibilidad, la fuerza muscular y el equilibrio. El yoga, por su parte, trabaja lo mismo —no tanto la fuerza—pero más desde determinadas posturas que pueden adaptarse a la condición física de cada uno.

Existe una técnica llamada Alexander que ayuda a ir relajando poco a poco todos los músculos del cuerpo. Muy recomendable cuando se siente tensión.

4. Causas del Párkinson

Causas del Párkinson

A día de hoy se desconoce el origen de la enfermedad, aunque se sabe que en ocasiones puede haber una razón genética o relacionada con la toma de medicamentos, traumatismos, etc.Incluso hay teorías sobre la exposición a algunos pesticidas y toxinas, y sobre los radicales libres.

5. ¿El Párkinson tiene cura?

No existe cura definitiva para el Párkinson, pero tampoco es una enfermedad mortal. De ahí que se considere como crónica. La esperanza de vida para los enfermos de Párkinson es prácticamente igual que la media nacional.

Existen diferentes recursos para mitigar los síntomas y ralentizar la evolución de la enfermedad—tal y como comentábamos más arriba—, pero no se conocen medidas de prevención, como una alimentación concreta o ejercicios

yoga parkinson thyssenkrupp

6. El Párkinson y la movilidad

Pese a que el Párkinson en sí mismo no es peligroso, sus problemas asociados sí pueden serlo. En este sentido, las caídas pueden ser numerosas y, sobre todo, puedenacarrear consecuencias graves. Por ello se recomienda eliminar objetos con los que pueda tropezar el enfermo —alfombras incluidas—, así como el uso de un salvaescaleras en el hogar con tal de evitar subir y bajar escaleras (por los diversos trastornos del equilibrio que estos pueden sufrir). Una silla salvaescaleras puede resultar de gran utilidad para permanecer en su casa de toda la vida y no tener que sumar mudanzas, cambios del entorno, etc. a los cambios físicos.

Subir