Skip Navigation

Mareos en personas mayores

El mareo puede convertirse en uno de los síntomas más comunes en casi todas las personas mayores, debido a que puede ser síntoma de una enfermedad, una reacción a la medicación o simplemente el resultado de la inflamación del oído medio o interno. Su sensación es muy molesta y llega a producir inseguridad y malestar general. En las personas mayores supone un mayor riesgo de caídas que puede llevarles a sentirse angustiados y a tener miedo a salir solos a la calle.

¿Qué es el mareo?

¿Qué es el mareo?

El mareo hace referencia a esa sensación como de estar “flotando”. Es un síntoma que acompaña a otras alteraciones. Descubrir la causa es clave para implementar un tratamiento adecuado. Por su naturaleza, es difícil para la percepción externa del síntoma.

Para muchas personas resulta difícil diferenciar qué es vértigo y qué es mareo, incluso, llegan a pensar que significa lo mismo. El mareo es un término inespecífico que se utiliza indistintamente cuando nos referimos a esa sensación de inestabilidad, desequilibrio, desvanecimiento, refiriendo la persona que lo padece una sensación de “flotar”. Mientras que el vértigo es una falsa ilusión, percepción de movimiento, donde el que lo padece refiere que él o el entorno presenta desplazamiento sin que realmente se produzca algún tipo de movimiento. En ambos puede existir náuseas, vómitos y dificultad para caminar.

¿Qué enfermedades causan mareos?

¿Qué enfermedades causan mareos?

Se trata de un síntoma difícil de diagnosticar porque las causas que lo producen son muy variadas, pero las más comunes son:

Presencia de enfermedades.

Con la edad es más frecuente sufrir patologías que pueden fomentar la aparición de mareos como alteraciones de la visión, del oído o del aparato locomotor, así como una degradación del sistema circulatorio y el metabólico, entre otros.

Consumo de fármacos.

Algunos fármacos pueden provocar mareos como efecto secundario. Habrá que avisar al médico que podrá detectar si el mareo se debe al fármaco para ajustar la dosis, cambiar la prescripción o eliminar completamente el consumo de este producto.

Tratamiento del mareo

Tratamientos del mareo

Según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), la mitad de los casos de mareos se solucionan de forma espontánea o al corregir las causas concretas que lo desencadenan.

Consultar con un profesional sanitario es la mejor medida para establecer cuanto antes las causas que lo provocan y la tipología del mareo. De forma que se pueda comenzar el tratamiento más adecuado para su caso.

Tipos de mareos

Tipos de mareos

Para aplicar el tratamiento correcto, los mareos se pueden dividir en varios tipos:

  • Vértigo: la persona tiene una sensación de movimiento que suele ser rotatorio.
  • Presíncope: siente que va a desmayarse o caerse de forma inminente, desaparece al sentarse o acostarse.
  • Desequilibrio: las personas que lo sufren no se sienten estables cuando caminan.
  • Mareo multisensorial: se da con frecuencia en personas mayores debido a patologías en diferentes sistemas, como el visual o el romuscular.
  • Mareo fisiológico: se da en personas sanas y está provocado por los movimientos como pueden ser los de un medio de transporte.
  • Mareo inespecífico.
  • Trastornos psiquiátricos. En este caso, los ancianos que lo padecen sufren de problemas emocionales. Se ha visto en aquellos con ansiedad generalizada, depresión mayor, desorden de somatización, trastornos de conversión y de la personalidad. También se puede observar en pacientes con dependencia al alcohol. Resulta importante señalar que el diagnostico de esta causa de mareo se debe realizar luego de haber descartado todas las anteriores, es decir, debe ser un diagnóstico por exclusión. Nunca se debe olvidar que en un mismo paciente pueden coexistir varias causas de mareo, y que los trastornos psiquiátricos sean, más que una causa, una consecuencia de otra enfermedad más compleja

Sin embargo, existen otras afecciones que pueden provocar en los ancianos mareo inespecífico. Las hipoglucemias, así como el empleo o retirada brusca de algunos medicamentos (diuréticos, hipoglucemiantes orales, antihipertensivos, antidepresivos, etc.). Se recomienda la valoración por un especialista antes de realizar cambios en la medicación.

¿Cómo afecta a la movilidad?

¿Cómo afecta a la movilidad?

Una de las consecuencias del mareo es la caída o desplome, por lo que las personas que lo padecen no deberían subir o bajar las escaleras, debido a que de producirse estando en la escalera, las consecuencias de la caída pueden ser muy graves e, incluso, provocar la muerte.

Por ello, se recomienda la instalación de un salvaescaleras para evitar posibles caídas. Una silla salvaescaleras supone que la persona gana en seguridad y autonomía.

*Nota: La información facilitada aquí no puede, por ninguna causa, sustituir a la atención médica directa, ni tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento. Las recomendaciones que se citan tienen únicamente finalidad informativa.

Más artículos sobre movilidad y salud

thyssenkrupp

Para más información contacte con nosotros

Subir