Skip Navigation

Dolor de Rodilla: Causas y soluciones

Muchas personas sufren dolor de rodilla puntual o crónico debido a lesiones y enfermedades, en su mayoría, bastante extendidas entre la población. En este sentido, después de practicar deporte la rodilla nos puede doler por una sobrecarga o lesión que nos hayamos hecho en caliente o nos puede empezar a doler sin causa aparente debido al desgaste de la misma articulación. Por supuesto, el exceso de peso no ayuda a las rodillas, pues la presión que se ejerce sobre ellas es mayor.

Al contrario de lo que pueda pensarse, este problema no afecta solo a gente mayor, pues todos en algún momento podemos sufrir una dolencia en esta articulación. De todos modos, lo habitual es que el dolor remita a los pocos días. A ello ayudará la aplicación de frío dos veces al día y/o el uso de una rodillera. De no ser así, se deberá acudir al médico, pues puede que detrás del dolor haya una causa más grave como una rotura de ligamento, un desgarro de cartílago, osteoartritis o un quiste. Un radiografía o una tomografía de la rodilla debería poder indicar el problema con facilidad. En algunos de estos casos puede hacer falta llevar a cabo una intervención quirúrgica.

dolor de rodilla

1. ¿Por qué me duele la rodilla?

¿Por qué me duele la rodilla?

La rodilla es la articulación que más peso tiene que soportar y, por lo tanto, la que sufre un desgaste mayor

Las mujeres son las que tienen más probabilidades de padecer alguna dolencia en la rodilla por tener las caderas más anchas (es decir, un ángulo mayor entre cadera y rodilla) y por las consecuencias de la menopausia (la reducción de estrógenos hace que disminuya la protección de las articulaciones).

Conoce más sobre su anatomía para entener qué partes la forman.

Síntomas

Aunque siempre es necesario que un médico nos saque de dudas y nos diagnostique, existen ciertos síntomas que pueden darnos una idea de por qué nos duele la rodilla.

  • Dolor en el lateral de la rodilla: En general se debe a una sobrecarga muscular o a una lesión en el menisco lateral o en el ligamento colateral externo.
  • Dolor por delante de la rodilla: Podría ser una condromalacia rotuliana.
  • Dolor en el interior de la rodilla: Puede ser síntoma de un esguince, tendinitis, lesión en el ligamento colateral medial e, incluso, rotura del menisco medial.
  • Dolor por detrás de la rodilla: Podría tratarse de un quiste de Baker.
  • Dolor al doblar la rodilla: Habría que considerar la posibilidad de que fuera debida a una lesión en el menisco.
  • Dolor de rodilla en reposo: Suele ocurrir al despertarse por la mañana y acostumbra a estar relacionado con la presencia de artritis reumatoide. Mejora con el movimiento.
  • Dolor de rodilla al correr: Lo más habitual son las roturas de menisco, el síndrome patelo femoral o la condromalacia rotuliana.
  • Dolor en la rodilla al andar o estar bastante tiempo de pie: Puede ser causado por un prinipio de artrosis. Cuanto mayor sea el desgaste de la articulación, mayor será la rigidez.
  • Dolor en la rodilla al estirar la pierna: Podría tratarse de una lesión en el tendón o ruptura del ligamento rotuliano.
  • Dolor en la rodilla al agacharse: Las causas más comunes son el desgaste de la articulación alrededor de la rótula y una lesión en el menisco.
  • Dolor en la rodilla al subir escaleras: Puede deberse a varias causas como artrosis o lesión en el menisco.
  • Dolor en la rodilla al bajar escaleras: Podría tratarse de una lesión en la rótula.

2. ¿Cómo fortalecer las rodillas?

¿Cómo fortalecer las rodillas?

Si tienes problemas de rodilla o quieres prevenirlos, lo más recomendado es que incluyas en tu rutina unos ejercicios específicos.

Ejercicios para fortalecer las rodillas

  • Sentadillas:desde una posición erquida y con las piernas abiertas, realice el movimiento como si fueras a sentarte en una silla. El tronco debe permanecer recto y las rodillas deben de intentar estar lo más atrás posible (sin que queden por delante de los pies)
  • Trote: eleva las rodillas todo lo que puedas manteniendo la espalda recta.
  • Bicicleta: empieza con baja intensidad y ve aumentando poco a poco la velocidad.
  • Natación: realizar ejercicios dentro del agua es muy recomendable, pues se ofrece menos presión sobre las articulaciones y, al mismo tiempo, se fortalecen los músculos que la protegen.
dolor de rodilla, bicicleta

3. Tipos de prótesis de rodilla

Tipos de Prótesis de Rodilla

En los casos en que el dolor sea excesivo y se haya sufrido un importante desgaste articular, se suele recomendar la implantación de una prótesis de rodilla. Se tendrán en cuenta factores como la edad, el estado de los ligamentos o la calidad ósea para determinar si es necesaria y, en caso afirmativo, qué modelo es el más adecuado. Estos son los tipos más comunes:

  • Unicompartimental: reemplaza parte de la articulación que ha sido afectada por artrosis. No evita la progresión de la enfermedad por la otra parte de la rodilla. 
  • Total: la más habitual. Reemplaza la articulación en su totalidad. Existen varias modalidades.
  • Sistema de revisión de rodilla: se emplea cuando es necesario reemplazar una prótesis.

4. La importancia de unas rodillas sanas para tu movilidad

La importancia de unas rodillas sanas para tu movilidad

La rodilla es una de las articulaciones más importantes, pero también una de las que más sufre el paso del tiempo. Mentenernos en nuestro peso y realizar ejercicio físico de manera habitual es fundamental para prolongar su salud. También, ser precavidos al practicar deportes de impacto donde las rodillas juegan un papel fundamental.

En caso de sufrir ya alguna dolencia, ten en cuenta los ejercicios que hemos mencionado para fortalecer las rodillas, así como los remedios caseros para mitigar el malestar. No olvides que una silla salvaescaleras en tu hogar puede proporcionarte el descanso que necesitas y así evitar más dolor.

thyssenkrupp

Para más información contacte con nosotros

Subir