Skip Navigation

Dificultad para caminar

Tener dificultad para caminar puede ser una situación transitoria sin demasiada importancia o estar relacionado con un problema grave de salud. Es más, la anomalía mostrada durante la marcha puede dar pistas de cuál es el problema que se padece. No obstante, este síntoma debe tenerse en cuenta siempre junto con otros, así como someter al paciente a las pruebas pertinentes, para poder realizar un diagnóstico fiable.

problemas caminar thyssenkrupp home solutions

1. ¿Qué es la dificultad para caminar?

¿Qué es la dificultad para caminar?

Se trata de un patrón anómalo a la hora de caminar que resulta incontrolable. La causa suele estar relacionada con enfermedades o lesiones concretas.

2. Tipos de anomalías de la marcha

Tipos de anomalías de la marcha

Los problemas para caminar se pueden clasificar en diferentes tipos de marcha, según la posición del tronco y del movimiento que se efectúe al caminar:

  • Marcha festinante: caminar con la cabeza y el cuello inclinados hacia delante, con una postura encorvada.
  • Marcha espástica: caminar rígido arrastrando los pies.
  • Marcha de pato: caminar como lo haría un pato.
  • Marcha apráxica o magnética: caminar como si los pies estuvieran pegados al suelo.
  • Marcha en tijeras: caminar con las piernas un poco flexionadas mientras las rodillas se van rozando o cruzando.
  • Marcha en estepaje: caminar con uno de los pies caído y arrastrando los dedos, lo que provoca que se tenga que levantar la pierna más de lo normal.
  • Marcha atáxica o de base amplia: caminar con los pies muy separados mientras se dan sacudidas o pataleos.
andadores problemas caminar thyssenkrupp Home Solutions

3. Causas que provocan dificultad para caminar

Causas que provocan dificultad para caminar

La dificultad para caminar puede venir dada por varios motivos, destacamos algunos de ellos:

Artritis

Si se sufre artritis en las articulaciones de la pierna o los pies, el dolor puede dificultar que la persona camine con normalidad.

Problemas en los pies y piernas

Las callosidades, uñas encarnadas, verrugas, úlceras cutáneas, así como la hinchazón de pies, entre otras dolencias, pueden causar una anomalía en la marcha debido a las molestias que siente la persona. Tener una pierna más larga que otra, por ejemplo, también impide caminar con normalidad.

Fracturas o lesiones

Puede deberse a una imposibilidad física derivada del traumatismo o al dolor que la persona siente al apoyar el pie o pierna en el suelo para tratar de caminar con normalidad.

Párkinson

Puede provocar que las personas afectadas por esta enfermedad caminen encorvadas hacia delante, como ocurre con la marcha festinante, por un tema de temor a la pérdida de equilibrio debido a los temblores típicos del Párkinson.

Problemas de visión

No ver bien nos obliga a caminar con mayor cuidado y, a menudo, haciendo algunos movimientos anómalos por el miedo a caernos. Estos pueden ser temporales o permanentes según el origen del problema.

Miositis o tendinitis

La inflamación o hinchazón de los músculos o los tendones —miositis y tendinitis, respectivamente—, ayudan a que la manera de caminar sea anómala. La marcha mejorará a medida que el problema se solucione.

Enfermedades neurológicas

La mayoría de pacientes con esclerosis múltiple sufren problemas al caminar. Suelen marchar en tijeras o en estepaje.

Problemas con los zapatos

Puede tratarse de un problema puntual porque la persona no está acostumbrada a llevar tacones, por ejemplo, o porque de manera recurrente compra un número que no le corresponde, lo cual puede desencadenar otros problemas más serios. Igualmente, influye el tipo de material y el ancho utilizado.

4. Tratamiento de los problemas para caminar

Tratamiendo de los problemas para caminar

La fisioterapia es una gran aliada en lo que a problemas para caminar se refiere, para mejorar la situación tanto a corto como a largo plazo. Gracias a ella, se reduce el riesgo de sufrir otro tipo de lesiones y caídas. Cuando la causa es psicológica, se recomienda la ayuda de un profesional de esa rama y, por supuesto, de los familiares

5. la dificultad para caminar y la movilidad

La dificultad para caminar y la movilidad

Si un persona tiene una marcha anómala, sin duda, tiene riesgo de sufrir alguna caída, mucho más si trata de subir y bajar escaleras. Para los casos más severos, recomendamos el uso de una silla salvaescaleras en el hogar.

Subir