• Home
  • Como reducir el estres en la terce...

Estrés en la tercera edad: consejos para reducir el estrés

Envejecer no es sólo tranquilidad y disponer de tiempo libre para realizar todo aquello que no se hizo antes de la jubilación. De hecho, los cambios, el nuevo estilo de vida y el tiempo libre que hay que ocupar de alguna manera, pueden provocar estrés en personas mayores. Incluso mucho tiempo después de la jubilación, se dan situaciones estresantes y agotadoras o situaciones que provocan descontento.

Pero, ¿cómo se produce el estrés en la tercera edad? A menudo, el entorno, la familia e incluso los médicos, no toman en serio a la persona mayor que dice padecer estrés. Estudios afirman que, por lo general, las personas mayores saben llevar mejor el estrés que los jóvenes. Aun así hay personas mayores a las que les cuesta adaptarse al paso de la vida laboral a la jubilación.

Estrés en la tercera edad: las causas más comunes

  • Desaparece la rutina de la actividad profesional, cambian los hábitos y se adquiere un estilo de vida no estructurado.
  • Al final del día no se ha conseguido lo que uno se había propuesto. Las personas mayores al final se estresan y se sumergen en tareas y proyectos que les desbordan. Surge frustración y la sensación de no ser capaz ni de llevar a cabo las cosas más simples.
  • Pero también hay influencias externas que pueden provocar estrés en las personas mayores. Las prisas en la caja del supermercado, el apremio en el semáforo, los comentarios públicos sobre las imperfecciones de las personas mayores y otras muchas situaciones cotidianas resultan estresantes.
  • El envejecimiento en sí es un factor de estrés. Las personas mayores se van dando cuenta de que apenas pueden llevar a cabo actividades cotidianas sin dificultad y que necesitan la ayuda de otros. Es entonces cuando hechos tan simples como tener que esperar al servicio de asistencia o cometer errores al preparar la comida pueden provocar estrés.

Se puede diferenciar entre estrés agudo y estrés crónico. El estrés agudo aparece como reacción a una situación determinada. Este tipo de estrés se desvanece en cuanto desaparece la situación que lo provoca. El estrés crónico se mantiene de forma prolongada en el tiempo provocando ansiedad y nerviosismo permanentes.

Consejos para personas mayores para combatir el estrés

Ayuda contra el estrés crónico:

  • Las técnicas de relajación pueden ser una gran ayuda. En función de la personalidad del individuo y de su estado de salud se elegirá el método de relajación adecuado. Entre otros, encontramos la relajación muscular progresiva, el entrenamiento autógeno y la meditación. Los ejercicios de relajación, una vez incorporados a la vida diaria, pueden reducir el nivel de estrés a largo plazo.
  • Hacer deporte es una buena forma de combatir el estrés. Asociaciones deportivas locales ofrecen diversas actividades acordes a las necesidades de las personas mayores.
  • La actividad física al aire libre ayuda a despejar la mente y poder respirar hondo. Está demostrado que las personas mayores que pasan mucho tiempo al aire libre pueden afrontar mejor las situaciones de estrés.

Consejos contra el estrés agudo:

  • Las técnicas de relajación son también muy recomendables contra el estrés agudo. La relajación progresiva muscular consiste en ir tensando los músculos de cada parte del cuerpo para luego relajarlos. Con la práctica, se puede realizar una versión rápida para hacer más llevaderas situaciones diarias que generen estrés.
  • Los ejercicios de respiración ayudan a reducir el estrés. A menudo, basta con concentrarse un par de minutos en la propia respiración y olvidar todo lo que nos rodea. Con un poco de entrenamiento conseguiremos realizar esta técnica en la caja del supermercado, permitiendo a cuerpo y mente enfrentarse a la situación de estrés de manera más relajada.
  • También puede ser útil repasar mentalmente determinadas situaciones de antemano. De este modo, se pueden considerar las conductas apropiadas que ayuden a que la situación sea lo menos estresante posible.

Las personas mayores, con sus limitaciones, se enfrentan a menudo en su vida diaria a situaciones estresantes. Las técnicas para combatir el estrés ayudan a facilitar la vida diaria en la tercera edad.