• Home
  • bicicleta para todo para todos

Bicicleta: para todo, para todos

Quién iba a decir al barón germano Karl Christian Ludwig Drais von Sauerbronn, más conocido como Karl Drais, que aquella “Máquina andante” (laufmaschine) que inventó en 1817 iba a ser capaz de sobrevivir siglos y generaciones. Hoy —exactamente 200 años después del nacimiento de su precursora— la bicicleta es uno de los medios de transporte más utilizados del mundo.

En 1944 tuvo lugar uno de los pasos más importantes en la historia de este medio: su adaptación para favorecer la rehabilitación de personas con movilidad reducida. Problemas graves en la postura, rigidez corporal y problemas articulares, cerebrales y de movilidad son algunas de las patologías.

Tipos de bicicleta

Existen varios tipos de bicicletas para las personas con movilidad reducida:

  • Bicicleta tradicional adaptada para el tipo de movilidad reducida que se tenga.
  • Triciclos handcycling, es decir, una bicicleta de tres ruedas con un mecanismo para moverse por medio del impulso de las manos. Para adultos y niños, se conducen con extremidades superiores. En esta modalidad, el chasis suele ser desmontable y regulable, el asiento es fácilmente ajustable.
  • Otros triciclos: pueden estar destinados a personas con una capacidad motriz severamente mermada o, como los triciclos tumbados, que están pensados para personas que tienen problemas en las extremidades superiores. En los usuarios más jóvenes, los triciclos suelen estar diseñados para adaptarse a los cambios de altura. Por ejemplo, el manillar es ajustable y el asiento también, tanto vertical como horizontalmente.
  • Tándem, especial para las personas invidentes.

Está claro que con todas estas modalidades de bicicletas, las personas con movilidad reducida pueden disfrutar tanto como cualquier otra de los beneficios y la diversión que provee la práctica del ciclismo.

Beneficios de practicar el ciclismo

Las personas con movilidad reducida tienen enormes beneficios cuando practican el ciclismo, independientemente del tipo de bicicleta que utilicen.

  • Desde la visión psicológica, esta actividad ayuda a que la persona se abstraiga y evite durante un tiempo centrarse en las barreras que impone la sociedad.
  • Las personas eligen sus objetivos de autosuperación y tratan de cumplir sus propios retos. Sirve para organizarse y para desarrollar capacidades de liderazgo y de responsabilidad.
  • Es un buen método para la inserción social y, por tanto, la integración en la sociedad.
  • Físicamente, el ciclismo ayuda a desarrollar la capacidad motora, la fuerza y la coordinación. Además, ayuda en la rehabilitación y mejora la disciplina.

El mundo que rodea las personas con movilidad reducida cada vez es más activo con objetos de la vida diaria como las sillas salvaescaleras, que pueden ser instaladas en el interior y exterior. Además, permiten un alto grado de personalización tanto en colores como en acabados lo que nos da un plus como comprador.