• Home
  • Barreras Arquitectonicas

Barreras Arquitectónicas

Actualmente, existen en España cientos de miles de viviendas unifamiliares, un gran porcentaje de éstas construidas antes de los años 70, por lo que la mayoría de ellas apenas se rigen por normas de accesibilidad. Esto además se agrava cuando los que habitan en ellas son personas mayores o con reducida movilidad. Este tipo de casas se caracterizan por tener dos o tres alturas, sótanos o garajes, lo que dificulta el acceso a determinadas zonas. Lo primero es localizar estas barreras arquitectónicas , para luego poder subsanarlas eficazmente.

Por ejemplo, para acceder a diferentes alturas lo idóneo es la instalación de una silla salvaescaleras, para que sus propietarios pueden disfrutar de su vivienda, evitando así el sedentarismo en el hogar, además de gozar de la independencia que proporciona esta solución.

Con respecto a la anchura de las puertas, ésta debe ser la adecuada para, que no solo acceda una silla de ruedas, sino también para personas que utilizan un andador o muletas. Además los suelos tienen que ser de materiales no resbaladizos, evitando alfombras, moquetas o enchufes con alargadores, que pueden provocar caídas.

La cocina y el cuarto de baño son las estancias que más barreras arquitectónicas tienen, muchas provocadas por elementos que hemos incorporado nosotros, como pueden ser muebles de medidas desproporcionadas a la habitación; islas, que estéticamente son muy bonitas, pero poco funcionales para acceder de una parte a otra de la cocina, entre otros accesorios meramente decorativos.

Al igual ocurre en el dormitorio, que en la mayoría de las ocasiones se sobrecarga dificultando el acceso a la cama. Cuando decoramos, normalmente no somos conscientes de ello, hasta que por cualquier causa, nos encontramos con escasa o poca movilidad y es entonces cuando se precisa de la ayuda de alguien para movernos cómodamente por la habitación.

A estas barreras motivadas por el ancho y el largo, hay que sumar las que son provocadas por estar en un estante alto y a las que el acceso se hace muy difícil sin ayuda de una banqueta. Esto se agrava si son elementos necesarios del día a día como alimentos, ropa, productos de aseo, libros o utensilios personales.

Aquí podrá consultar otros artículos relacionados con la salud y la movilidad