• Home
  • Barreras Arquitectonicas

Barreras Arquitectónicas

barreras arquitectonicas en las viviendas unifamiliares

Las barreras en el entorno doméstico

Actualmente, existen en España cientos de miles de viviendas unifamiliares en los entornos de las grandes ciudades, aunque, sobre todo, en los núcleos poblacionales más pequeños. Esto en sí mismo no es un problema. No obstante, cuanto a esto le unimos el hecho cierto del envejecimiento de nuestra población, tenemos que pensar que nos podemos encontrar con algunas barreras arquitectónicas en el entorno doméstico.

Una vivienda unifamiliar, independientemente de sus características (chalet, pareado, adosado, masía, casa solariega, etc.), suele ofrecernos mayor espacio y comodidad. Además, si cuenta con un espacio exterior como huerto, jardín o parcela le sumaremos mucha más calidad de vida en nuestro hogar (aunque puedan darnos más trabajo) porque contaremos con un espacio de esparcimiento propio. La mayor parte de los unifamiliares suelen contar con escaleras, bien estén ubicadas en el exterior (de acceso a la puerta principal, de bajada al jardín, en el propio jardín para comunicar varias alturas…) o en el interior. Cuando llevamos un tiempo viviendo en ella, las escaleras son un elemento más de la casa y ni tan siquiera somos conscientes de cuántas veces las subimos y bajamos a lo largo del día, ¿verdad? Sin embargo, poco a poco se nos van sumando años y, algún que otro pequeño “achaque” nos va apareciendo, aunque sea de forma esporádica y puntual. Esto nos empieza a pasar incluso antes de lo que muchas veces nos atrevemos a confesarnos: “¿estoy igual ahora que tengo 50 que cuanto tenía 30?”

Mental y físicamente podemos estar mejor con el paso del tiempo, pero nuestro cuerpo es una máquina y como tal, con su uso, algunos pequeños desajustes pueden ir surgiendo. Esto tan sólo viene de la mano de nuestra “adquisición de experiencia” en la vida. Fruto de esto, cada vez sabemos mejor lo que queremos y una de las cosas que sabemos ciertas es que, a pesar de que me dé más trabajo mi casa por ser un unifamiliar, es mi hogar y no me quiero marchar de él. Me gusta, ahí he vivido buena parte de mi vida, tengo todos los recuerdos y momentos que forman parte de lo que soy e irme no es una alternativa que quiera plantearme. También es cierto que el otro día me “dio un chasquido la rodilla” al subir las escaleras que me preocupó un poco.

¿Serán las escaleras una barrera arquitectónica para mí?

Leyendo estas líneas, seguro que se ha sentido identificado. Efectivamente, puede estar en ese momento en el que, aunque sea joven, se plantea que las escaleras pueden suponerle un riesgo de caída o un hándicap a la hora de subirlas y bajarlas sin tener que pensar en nada más. Puede que ya esté en el siguiente punto y directamente le vaya costando subirlas y, sobre todo, bajarlas. Pues las barreras están para eliminarlas y se puede hacer cómodamente con una silla salvaescaleras.

thyssenkrupp Home Solutions los expertos en salvaescaleras

En thyssenkrupp Home Solutions llevamos más de 60 años fabricando y comercializando soluciones salvaescaleras. Son ya cientos de miles los clientes que pueden disfrutar de todo su hogar cómodamente con nuestras sillas. En España tenemos asesores comerciales a lo ancho y largo del país, lo que nos permite llegar a usted para poder ofrecerle un asesoramiento profesional y hecho a medida.

Prevenir un posiblemente problema a corto o medio plazo es una forma muy inteligente de poder garantizarse calidad de vida en ese sitio que tanto le gusta, en el que posiblemente pase muchas horas: su casa. Además, nuestras sillas pueden ser usadas por cualquier persona con algún tipo de problema de movilidad o por alguien que, simplemente quiere subir y bajar de manera cómoda y segura. Aunque su escalera sea empinada, tenga escaleras en varias plantas o sea un poco estrecha y/o de caracol, nosotros podemos asesorarle con todas las posibilidades con las que cuenta.

Además, una de las ventajas que le ofrecemos es que no necesitará hacer grandes reformas y obras que ya sabemos que suelen generar algunos inconvenientes o cuando menos incomodidades.

Pero bueno, también podemos tener otras barreras o posibles riesgos en el hogar como puede ser el ancho de las puertas, las bañeras, los tipos de suelos, etc. En cuanto a las puertas, si en nuestra casa vive alguien que necesite usar un bastón u andador, puede darse la circunstancia de que el ancho de la puerta no sea el más adecuado. En este caso, la alternativa es solicitar un proyecto para que nos valoren la posibilidad de realizar la reforma de la misma ampliándola. Sustituir una bañera por un plato de ducha o colocar un asa de sujeción para agarrarnos al entrar o salir de esta son otros elementos que permiten eliminar o minimizar riesgos, así como el colocar suelos antideslizantes, por ejemplo.

Nuestra experiencia con miles de clientes nos ha hecho darnos cuenta de la gran relación existente entre la salud y la movilidad. La pérdida de la movilidad viene, sobre todo entre los más mayores, aparejada de problemas de salud física o mental (depresión, ansiedad…). Al contrario, cuanto tenemos problemas de salud, en muchas ocasiones se ve o se puede ver condicionada la movilidad. En ocasiones la pérdida o reducción de la movilidad puede ser sólo algo temporal fruto, por ejemplo, de tratamientos muy agresivos que afectan a las energías del paciente o permanente.

Aunque si bien es cierto que la edad suele ser un agravante para que la movilidad se vea reducida, también podemos encontrar patologías de índole degenerativas que contraindican subir y bajar las escaleras. Queremos aclarar que una cosa es hacer ejercicio como puede ser bailar, caminar o hacer otro tipo de prácticas que nos ayudan a mantenernos activos, sanos y a fortalecer y tonificar nuestra musculatura y, otra cosa, es el hecho mismo de subir y bajar las escaleras.

En cualquier caso, le recomendamos que antes de tomar una decisión, se ponga en contacto con nosotros y se deje asesorar sobre qué opciones tiene para poder seguir disfrutando de todo su hogar.