• Home
  • Actividades Ancianos

Actividades para ancianos ¡en marcha!

Llegar a la tercera edad no es una meta; es parte del camino. Como en el resto de etapas de la vida, son muchos años por vivir que no tienen porqué ser aburridos. Al igual que la infancia, la juventud y madurez, la tercera edad tiene sus propias opciones de ocio, ejercicio y diversión. Veamos algunas sugerencias de actividades para ancianos.

Actividades físicas

No hace falta que te lo digan los médicos: sabemos de sobra lo sano, agradable y divertido que es mantenerse en forma y lo bien que sienta el ejercicio moderado.

Se recomiendan actividades en grupo, pero que permitan el ejercicio individual. Aerobic, bicicleta, natación, paseo y caminatas, estiramientos, flexiones, etc., son actividades saludables que conviene convertir en hábito. Pero eso sí, siempre bajo la supervisión de un monitor especializado. Además de ser un entretenimiento y retrasar los efectos del envejecimiento, el ejercicio:

  • Mejora la salud cardiovascular, aumentando la resistencia aeróbica y favoreciendo la pérdida de grasa.
  • Influye en la prevención, rehabilitación y tratamiento de enfermedades. Un cuerpo sano es más resistente y se recupera antes.
  • Te proporciona mayor autonomía. Estar en forma alarga tu independencia.

Actividades mentales y sociales

Manteniendo la cabeza despierta y ágil ayudamos a conservar la juventud. Este tipo de actividades son ideales para mantener relaciones sociales. Pueden ser de muchos tipos:

  • Jardinería. Es un ejercicio físico saludable que estimula tu psicomotricidad, concentración y autoestima. Al ser al aire libre tomamos el sol, bueno para la absorción de vitamina D, relacionada con la resistencia de nuestros huesos. También podrías dar el paso de cultivar tus propias hortalizas. Infórmate sobre los posibles huertos urbanos de tu localidad.
  • Música. Escucharla, disfrutarla y bailarla. Pero también practicarla. Aprender a tocar música (o recuperar la afición de antaño) no solo nos da alegría, también ejercita la concentración y la memoria y mantenemos la agilidad de las manos. Además, lo podemos hacer en grupo.
  • Lectura. Lee la prensa y apúntate a clubes de lectura. En ellos lees, reflexionas y explicas tus lecturas, compartiendo tus impresiones sobre cada libro. Eso mantendrá tu cerebro en marcha y despierto.
  • Informática. Los ordenadores y smartphones no son solo para gente joven. No solo hay aplicaciones y usos dirigidos a la tercera edad, sino que en sí mismos ofrecen funciones y utilidades que con el simple uso ayudan a ejercitar la mente. Prensa, blogs, redes sociales? te ayudan a mantener el contacto con amigos y familiares, alejan la sensación de soledad y favorecen la autonomía.
  • Manualidades. Las artes ayudan a ejercitar las habilidades manuales, motrices y mentales. Concentración, creatividad, expresividad, sociabilidad, etc., se ven favorecidas por estas actividades, que pueden ir desde la pequeña carpintería hasta la costura, pasando por la pintura, la cerámica, las maquetas, etc.
  • Voluntariado. Estos grupos nos hacen sentir útiles, independientes y dinámicos.